Éxito Total la exposición de POMPEYA realizada en el museo de bellas artes de Montreal

POMPEYA, la exposición realizada en el museo de bellas artes de Montreal, fue un éxito total

Por: Patricia Morales Betancourt

Pompeya, una ciudad próspera y fértil del imperio romano, que después de más de 16 siglos de estar sepultada entre cenizas volcánicas, por la erupción del monte Vesubio, resucita de nuevo en el pabellón Jean-Noel Desmarais, del Museo de Bellas Artes de la ciudad de Montreal. La Exposición se disfrutó desde el día 6 de febrero hasta el 5 de septiembre.  Esta muestra fue posible por los esfuerzos realizados entre el Museo Real de Ontario en Toronto y el Museo de Bellas Artes de Montreal.  Más de 260 artefactos, de los mejores frescos, mosaicos, esculturas, utensilios, accesorios personales y restos de la arquitectura e ingeniería, fueron seleccionados del museo Arqueológico Nacional de Nápoles, y directamente de la ciudad de Pompeya, Italia, con el fin de ilustrar y revelar la belleza, la opulencia y el esplendor de la cultura pompeyana.

Gracias a los efectos especiales, visuales y sonoros, creados por un equipo interdisciplinario montrealés, se gozó de una experiencia real que le permitió al espectador imaginar la cotidianidad de los habitantes de Pompeya hasta sus últimos instantes de vida. El recorrido empezó con estatuas, a escala humana, de personajes con atuendos típicos de la época, sus calles y templos, los oficios, las ilustraciones de las ventas de alimentos e intercambios comerciales. Después se pasó a una sala donde se resaltaron los oficios y las artes: la música, el teatro, los juegos, las competencias, el amor y la lujuria.

En la tercera sala, la mirada vigilante de una matrona transportó al espectador por el acceso de su casa, hasta el comedor y luego hacia la alcoba principal. Allí, se descubrió el rol de la mujer, la moda, la belleza y la pasión por el lujo en toda su expresión: perfumes, joyería, preparación de alimentos, servicio de banquetes y espacios interiores finamente decorados con costosos muebles, lámparas y pinturas.

El jardín, ubicado en la cuarta sala, era una simbiosis entre el arte y la naturaleza.

En la última sala, los pompeyanos, que gozaban de paz, prosperidad, opulencia, libertad y lujuria, se ilustró cómo fueron sepultados, por toneladas de cenizas, piedras volcánicas y gases, cuerpos momificados, dejando plasmada la histórica catástrofe que perdurará por siempre en nuestras memorias gracias al profesionalismo del trabajo, minucioso y detallado, realizado por el Museo de Bellas Artes de Montreal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s