Pavillon pour la Paix, Michal et Renata Hornstein, Art international et éducation

Por: Patricia Morales Betancourt

El viernes, 04 de noviembre 2016, a las 11 de la mañana, se inauguró el Pavillon pour la Paix, Michal et Renata Hornstein (Pabellón por la Paz, Michal y Renata Hornstein) ante grandes personalidades del mundo cultural y político quebequés. Este inmueble fue edificado para recibir la mayor donación de arte de los grandes maestros de la historia. Gracias a la gestión de la visionaria, directora del Museo de Bellas Artes de Montreal, Nathalie Bondil, se puede disfrutar de un museo de talla mundial.

El Pabellón se compone de 6 pisos, y de más de 750 obras de la colección de arte del Museo de Bellas Artes de Montreal, desde los clásicos renacentistas hasta la contemporaneidad. Los esposos Hornstein cedieron más de 100 de estos cuadros en el transcurso de sus vidas. Dentro de este Pabellón, situado sobre la calle Bishop, al suroeste, frente a la Universidad Concordia, Metro Guy Concordia, línea verde, se crearon espacios para dictar talleres educativos y comunitarios, haciendo de este museo el espacio más grande de este género en América.

La Colección comprende a grosso modo:

  • Primer piso: la puerta principal de entrada del Pabellón para el público, más de 260 obras del siglo XIX hasta el año 2000 (Giacometti, Picasso, Braque, Ernst, Arp, Moore, Nicholson, Warhol, Rothko, Matisse, Segal, Boltanski, etc. Son de algunos de los artistas expuestos)
  • Segundo piso: 230 obras, del Barroco hasta Napoleón.
  • Tercer piso: 130 obras el Siglo de Oro
  • Cuarto piso: 100 obras desde la Edad Media hasta el Renacimiento.

La donación Hornstein se compone de cuadros barrocos, rococós, neoclásicos, románticos (siglos XVII, XVIII y XIX), artistas italianos, franceses, ingleses, y otros tantos contemporáneos. En esta oportunidad varios museos y coleccionistas privados prestaron obras para la inauguración del Pabellón, dedicado al arte internacional y a la educación. También, se exhibieron obras restauradas y recuperadas por el museo.

El Pabellón se construyó en consorcio entre los gabinetes montrealeses TAG y Jodoin Lamarre Pratte mediante concurso lanzado por el museo y el Gobierno de Quebec. Ocupa más de 5000 metros cuadrados y se comunica por el sótano y el primer piso con el Pabellón Jean-Noel Desmarais. Cuenta con una cafetería con capacidad de 260 personas, guardarropas, talleres de arte y servicio de apoyo (baños, salones de maquinaria, etc.)

Manon Asselin arquitecta conceptual principal, Katsuhiro Yamasaki, principal arquitecto asociado, responsable de planos, líneas de tiempo y costos, y Nicolás Ranger, asistieron a la inauguración del Pabellón. Ellos como parte del equipo se encargaron de ejecutar el diseño para que hubiera abundante luz natural, un nivel de aislamiento superior, acústica mejorada y recuperación de energía por medio de sistemas mecánicos.

La fachada principal, por la calle Bishop, toda en cristal, ofrece un recorrido vertical, de piso en piso, que ilumina y muestra en el cuarto piso las obras de los artistas: Martha Townsend (obra: Appartenance, 2016), Antony Gormley (obra: Turn, 2013), Eric Fischi (Tumpling Woman, 2002); en el tercer nivel: Patrick Coutu (obra: Comete et Eruption, 2016), Jean Michel Othoniel (obra: Le Noeud Pivoine); en el nivel dos: Yannick Pouliot (obra: autoportrait, 2016), en el primer nivel: Roberto Pellegrinuzzi (obra: Entrecroisements, 2016), Claudio Parmigggiani (obra: Venere di Montreal, 1999) y en el sótano: Patrick Beaulieu, Barbara Steinman, Glenda León, Nadia Myre, Jacques Perron, Pierrick Sorin y Mathieu Beauséjour.

Dentro del Pabellón está el taller internacional de la educación y de Arte Terapia de Michel de la Cheneliere, quien después de haber donado 5 millones de dólares para implementar programas educativos y sociocomunitarios de carácter humanista y de inclusión social, sigue implicado como presidente del Comité Educativo y hace parte de los consejos administrativos y de la Fundación del Museo de Bellas Artes de Montreal.

Norbert y Sari Hornstein, los hijos de Michal y Renata, en reemplazo de sus padres, asistieron a la inauguración. La familia Hornstein, personas necesarias en nuestra sociedad, se caracteriza por su gran amabilidad, sencillez, compromiso y generosidad pero sobre todo, por hacer posible que todos tengamos derecho a disfrutar y aprender del arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s