La Banquise, depuis 1968, 24h.

Por: Patricia Morales Betancourt

La poutine, según la leyenda, en 1957, un cliente llamado Eddy Lainesse le preguntó al dueño Fernand Lachance de un restaurante que se llamaba le Lutin, que le sirviera patatas fritas, queso y salsa y que lo metiera todo en una misma bolsa y el propietario cuando vio esta mezcla le respondió: “Va a ser una poutine maldita”, de ahí el nombre que significa “mezcla extraña”.

El restaurante la Banquise, (el témpano de hielo flotante), situado sobre la calle Rachel, entre Boyer y Cristoph Colomb, diagonal a los bomberos, cerca al parque la Fontaine se estableció en mayo de 1968. Su fundador, Pierre Barsalou, un bombero del barrio, lo transformó en 24 horas de servicio de tentempiés, perros calientes y deliciosas papas fritas.

La Poutine apareció a principios de los años 80 con la poutine clásica italiana. En la actualidad, la hija menor del señor Barsalou, Annie, se ha hecho cargo desde los años 90, con Marc Latendresse, su cónyuge. Al presente cuenta con un excelente equipo de más de 70 personas para garantizar un servicio en que el usuario se sienta acogido durante las 24 horas del día. Por el éxito popular, y la petición reiterada de varios clientes, las opciones se multiplican y hoy cuentan con más de 30 poutines diferentes, además de un lugar en que se pueden acompañar con cervezas, menús completos y variados, y excelentes desayunos.

La Banquise sigue siendo una empresa familiar. Los propietarios están a la cabeza para que la calidad del producto nunca decaiga y la reputación del restaurante siga eternamente vigente.

Lo más curioso de la Banquise es la disponibilidad con que Marysabel Garrido, colombiana, nacida en Yopal, en los llanos Orientales colombianos, gerente general, desde hace 7 años, nos explicó que el poutine es el plato más clásico y famoso del Quebec y que se venden, mínimo al día, 1500 poutines, 5 toneladas de papas por semana.

Para Marysabel, ser mujer, latina, inmigrante y jefe ha sido un constante reto. Lo más difícil es acomodarse a las necesidades del cliente durante todo el año sin afectar la calidad del servicio.  Ella comenzó el 26 de marzo, como stewart (lavaplatos/cocinera), sin el idioma, y después de pocas semanas ascendió a jefa de equipo. Tan sólo se tomó 6 meses para alcanzar el cargo que hoy ocupa y hablar perfectamente el francés. Actualmente, llega a las 5 de la mañana, asegura que todo esté al día, que no falte ni materia prima ni personal. Se encarga de solucionar problemas, determina su horario para responder a tiempo a las necesidades que se les presentan. Conoce el negocio y es capaz de remplazar o entrenar a quienes llegan. Piensa que sólo se puede obtener el triunfo si se trabaja en equipo, en cadena. Recalca que todos son importantes y que cada uno depende del otro. Considera que su mayor logro es luchar y materializar sus sueños sin ser dependiente. Sueña con fusionar sus estudios en ciencias políticas y gastronomía, y recuperar y dignificar los gustos alimenticios de su tierra. Recomienda a los jóvenes inmigrantes que se aferren a sus costumbres, a sus valores, a sus familias. Que olviden por instantes lo que fueron, que empiecen desde abajo y no desfallezcan hasta alcanzar cumplir sus sueños. Define la Banquise como un lugar de oportunidades donde alguien como ella, verraca, logra fusionarse dentro de un conglomerado que la aprecia, la respeta y en ocasiones la reta.

img_8135

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s