Chagall, couleur et musique, MBAM (enero 28 hasta junio 11, 2017)

Por: Patricia Morales Betancourt

El Museo de Bellas Artes de Montreal tiene el privilegio de mostrar una retrospectiva de la obra interdisciplinaria del artista bielorruso Marc Chagall. Una verdadera explosión de color, formas, texturas, luces y conceptos contemporáneos que han marcado el mundo del arte desde una Bielorrusia orquestada por territorios múltiples de expresión. Marc Chagall se destacó en la pintura de caballete, mural, ilustración, litografía; diseñó vestuarios, esculturas, cerámicas, vitrales, mosaicos, tapicería y elaboró escenografías para ballet y óperas con acordes musicales de género infantil, religioso, popular y social. Representó a nivel plástico un gran repertorio de compositores clásicos y contemporáneos.

Chagall ha sido uno de los artistas más completos que ha producido el mundo de las artes, un artista auténtico y sin fronteras que ha inspirado a muchos otros, libre, pese a la opresión y a las consecuencias de la guerra que le tocó vivenciar. Se comprometió a hacer del dolor de la guerra un aliado, un anestésico lleno de poesía, de formas y de color.

Marc Chagall es un artista purista que transforma lo onírico, la fantasía de su ingenio y sus sentimientos en formas y colores. Dignifica la labor del campesino, los animales domésticos, el simbolismo de la clase social trabajadora y de los más humildes y les grandifica en la sencillez de sus cotidianidades y la complejidad de su expresión. Un arte sin límites, una fiesta de color y movimiento, el comienzo e inspiración de otros que le siguen y desean representarlo. Pero imitar el pasado es negarlo, entonces él, a partir de esta exposición, nos hace una invitación para que otros lo tengan como referente y su legado continúe y contagie a nuevos artistas contemporáneos para que se apropien de su creación de manera libre y espontánea.

Él quiso, desde joven ser cantante, violinista, poeta, un artista completo. Su alma kinestésica, su inteligencia cinestésica-corporal, su sensibilidad extrema a los olores, a los sonidos y a los colores hizo de él un artista universal. Fue un verdadero cronista de su tiempo. Ha sido uno de los artistas más leales a su cultura, a su entorno, a sus costumbres, a sus antepasados, a sus creencias religiosas y lo ha universalizado, lo ha expuesto para que otras culturas puedan compartir y comprender la historia y las raíces de su pueblo..

En verdad es una exposición, única en su género, que nadie se debe de perder. El Museo de Bellas Artes, dirigido por Nathalie Bondil, una mujer de una gran sensibilidad, visionaria, ambiciosa y de grandes proyecciones ha hecho, con su equipo, un verdadero paraíso viviente. Nos ha dado la posibilidad de tener a Chagall en vivo, sus dos nietas: Meret Meyer, vicepresidente del Comité Marc Chagall y Bella Meyer, florista, doctora en historia del arte medieval en Paris y actual propietaria de FleursBella (una casa para ambiciosos y curiosos en el arte de la decoración de flores). Ambas hermanas, nacidas del matrimonio de Franz Meyer y su hija Ida Chagall, primogénita de la unión con Bella Rosenfeld en 1914, quien muere a causa de una infección a finales de la segunda guerra mundial por falta de medicina, hablaron de una manera humana, sensible y sencilla, sin pretensiones ni vanaglorias, de su abuelo, el hombre con quien dialogaban, acompañaban y les solicitaba que opinaran de su trabajo.

El museo de Bellas artes de Montreal invita a disfrutarlo desde sus inicios hasta sus últimos días de creación.

Ha incluido dentro de sus recintos espacios para que los visitantes, sin límites de edad, puedan disfrutar del arte en toda su expresión, un derecho inherente del que la directora es consciente y responsable. Pese a los inconvenientes, a la imposibilidad de importar la obra total del artista del museo de Marc Chagall ubicado en Rusia y de ver más a fondo su obra, el Museo de Bellas Artes de Montreal ha traído una obra completa para que todos sus visitantes, lo disfruten, lo conozcan y lo proyecten. Como lo dice la directora Nathalie Bondil: Marc Chagall es único e irrepetible y como tal, una bella oportunidad para conocerlo.

El recorrido de la exposición hace sentir la vida del artista, su humanidad, su filosofía, su compromiso social y la generosidad de sus vastos conocimientos al alcance de todos y todas.

Color y música ha sido el lema que utiliza para manifestar su expresión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s