Bismark Villacrés, muchos rostros, muchas vidas, muchas similitudes

Por: Patricia Morales Betancourt y Alberto Antonio Méndez

Artista multidisciplinario, quebequense de origen ecuatoriano, inició sus estudios en el colectivo de Artes plásticas Runa-Pac y con el grupo cultural Ollantay en la ciudad de Quito, Ecuador. Utiliza el arte para manifestar sus realidades sociales y políticas.

Llegó a Montreal en el año 1989. Desde entonces su producción refleja la relación que existe entre su identidad y la de los otros seres con los cuales se interactúa. Su trabajo es el resultado de un tejido humano en donde todos somos parte del mismo todo. Él transforma las diferencias en similitudes, en las que el tiempo y los nuevos encuentros se transmutan y se conjugan.  Dice, que el origen del ser es una casualidad y el caminar, la senda que nos lleva a repoblar y a crear nuevos asentamientos. Cada uno, al desplazarse, tiene encuentros con otros seres, y al crear lazos, se funden en una amalgama de formas en que cada uno se transforma en el espejo o la sombra del otro.

El maestro Villacrés es un escultor hiperrealista, de formación clásica, quien respeta la armonía, la proporción y el equilibrio de los maestros de la época renacentista. Trabaja la temática de la identidad: las similitudes que detalla, reproduce y que existen entre las diferentes razas y culturas. Elabora rostros de diferentes razas, de distintos lugares del mundo, a gran escala, como si fueran lupas. Su obra muestra personajes de una notable teatralidad, que moldea en arcilla y que baña con la silicona y el uretano. Posteriormente, hace el vaciado, de cada una, con resina y acabados, con pigmentos de gran resistencia a la intemperie, con la intencionalidad de exhibirlos sobre el espacio público. Los ojos, lo más expresivo de su obra, los detalla y luego, con resinas transparentes, les da el brillo para sacarles el alma. El cabello lo teje, poro a poro, con maquinaria que él mismo ha creado. Toma entre 6 semanas y dos meses realizar un sólo rostro. Los personajes son retratados, las referencias las modifica y los altera para darle una mayor fuerza y dejarles su impronta. El tamaño real es de 36” x 24” x 24” de profundidad.

La escultura, como desafío, le permite ir más allá, ver los objetos con tridimensionalidad. Le interesa la expresión corporal. Busca una difusión amplia, que todos puedan ver, disfrutar y palpar. Investiga medios de aplicación artística para romper la distancia entre el artista y el espectador. Además, le interesa ubicar su obra ante un público que sienta y que consuma cultura: las bibliotecas, lugares públicos, como los mercados, e instituciones culturales. Él quiere integrar su obra en procesos sociales y políticos o donde ambos se integren. Su obra debe identificarse con el espectador, crear una aproximación, ser crónica, una reflexión para los inmigrantes de sociedades interculturales.

Desea aportar a la contemporaneidad nuevas conductas de inclusión y de respeto en que nos diferenciemos por los sentimientos, por las emociones y no por la raza, ni las costumbres, ni la religión u otras instituciones que aparten al ser de su condición social. Investiga cómo hacer del arte una manifestación táctil y humana que no sea desplazada por el tecnicismo ni las tendencias mediáticas, tan invasivas y deshumanizantes.

Reitera, que el ser humano debe de continuar siendo el eje de esta humanidad y el medio de comunicación directo, que resalte la esencia y el contenido espiritual del ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s